Salvador Cabañas: “Que me deje ver a mis hijos”

Mili Brítez y Salvador Cabañas.

Mili Brítez y Salvador Cabañas.

“A María Lorgia le digo, que se dé cuenta de que está haciendo mal las cosas, y que me deje ver a mis hijos…Lo que yo más quiero es estar con mis hijos, disfrutar con ellos “, pidió Salvador Cabañas a su ex pareja durante la entrevista exclusiva que concedió a Teleshow, en un mano a mano con Mili Brítez, en la casa de sus padres, en Itauguá. “No veo a mis hijos porque la señora dice que ellos se sienten mal cuando estoy cerca”, comentó y agregó que los quiere mucho y que los extraña.

Recordó que se separaron después de que él se fuera a Argentina para iniciar su tratamiento de recuperación, tras superar la etapa crítica, a partir del disparo que recibió en el Bar Bar, en México. “Ella empezó a hacerme de menos”, dijo. Pero seguían hablando y ese diálogo se cortó después de que él se enterara de que ella, supuestamente, enajenó sus bienes. “No hablo con María Lorgia desde que falsificó mi firma. Me siento abandonado por mi ex pareja”, contó y agregó que su abogado está trabajando, buscando recuperar los bienes materiales que le corresponden. Dijo haber ganado mucho dinero, sin poder precisar cuánto tenía al momento del disparo que le cambió la vida. Su cuenta, de un día para otro, fue vaciada y espera recuperar el ahorro que tenía. “Todo el dinero que yo había ganado, ella me sacó y puso a otros nombres”, dijo.

“La señora María Lorgia no me dejaba manejar el dinero, porque decía que yo iba a gastar todo… Sufrí mucho con ella porque no me dejaba hacer lo que yo quería, ni comer lo que quería. Carne, por ejemplo, no me dejaba comer”, se quejó. Y dejó en claro que no quiere volver con ella. “Es muy difícil que vuelva con ella. Habría que hablar mucho, llegar a un acuerdo primero… Me hizo sufrir mucho”, comentó.

En relación a lo sucedido en el Bar Bar, en el 2010, cuando un criminal le disparó a matar, dijo recordar todo lo que ocurrió en ese momento. “Me dijo tú vienes a robar nuestro dinero, llevas dinero que es de los mexicanos y vas a morir. Yo le dije `estás temblando`. Mi agresor me dijo que pida tres últimos deseos. Le dije que yo no iba a morir, y que dispare si lo va a hacer. Me disparó y caí, vi que él salía y que vino a la puerta una persona que creo que era su guardia”, recordó. “Aunque me haya quitado muchas cosas, perdono al que me disparó”, aseguró. Y comentó haber tenido un encuentro cercano con Dios. “Dios me dijo que todavía me falta mucho para ir allá… Me pidió que ayude a los necesitados”.

Comentarios

comentarios