Perla quiere sanar heridas de su niñez: "Me juzgan sin saber mi historia"

Perla quiere sanar heridas de su niñez: "Me juzgan sin saber mi historia"

Compartir

Perla Alegre fue hasta la ciudad de Itá con el fin de repartir juguetes para conmemorar el día del niño, la modelo visitó zonas más necesitadas de la mencionada ciudad y agasajó a los niños con varios regalos que repartió casa por casa para evitar aglomeraciones. Perla fue acompañada por los "Bomberos Voluntarios" para repartir chocolatada y regalos para los niños de un asentamiento.

Perla comentó que la cuarentena la reencontró con duros episodios de su infancia, entre ellos "días del niño" en los que no contaba con un regalo: "creo que la cuarentena removió todo lo que llevamos dentro, en mi caso estuve muchos meses sin trabajar y llega un momento en el que ya no tenes como distraerte y te encontrás con historias que pensaste que ya te olvidaste pero en realidad el tiempo pasa rápido y hace que ignoremos eso que nos duele". 

Perla contó que el festejo lo realizó tras pasar por un "bajón" durante la cuarentena: "pasé por un bajón grande en la cuarentena al darme cuenta de lo difícil que fue mi vida entonces desde hace meses tenía en mente hacer esta actividad, darle un pequeño momento de alegría y sorpresa a niños que de por ahí están pasando por la misma situación que yo pasé, me pasaron cosas duras que no se si alguna vez me anime a contar pero con esta actividad me siento recompensada". 

Perla dijo que muchas veces la juzgan por su desinhibida personalidad sin conocer su historia, aseguró que durante muchos años vivió triste por lo que en la actualidad busca transmitir energía positiva:

"la gente dice "ay esa loca" o "dios mío no tiene vergüenza" pero me juzgan sin saber mi historia, quiero transmitir felicidad, yo tuve una infancia muy dura y recién con esta cuarentena pude llegar a esa conclusión, vivía de inquilinato en inquilinato sin la presencia de mi papá ya que mis padres estaban separados tengo muchas heridas de mi infancia que quiero sanar, no quiero vivir con estos sentimientos y me hizo muy bien verle sonreír a estos niños al entregarles estos regalos, me veía en cada uno de ellos, me sentía recompensada". 

Tratamos de indagar más en los momentos a los que se refiere pero Perla dijo le cuesta hablar del tema: "pasé por muchas cosas, mentalmente tuve crecer mucho más rápido que otras nenas para entender las necesidades económicas que tenía, muy poco me duró ese mundo de color rosa, pasé cumpleaños tristes, días del niño igual, reyes sin un regalo, mis familiares siempre me hacían pisar tierra, desde chica supe que iba a tener que trabajar mucho para mejorar mi calidad de vida, de chica quería ser artista pero todo eso tiene un costo extra, ir a la escuela era un lujo pero, son historias que me cuesta mucho contar sin ponerme a llorar", finalizó.

Comentarios



Más notas