La experiencia espiritual de Marly Figueredo en Caacupé

La experiencia espiritual de Marly Figueredo en Caacupé

Compartir

Marly Figueredo estuvo por Caacupé y compartió su experiencia con la web de Teleshow. “Muy diferente a años anteriores. Y poquísima gente adulta” explicó. “Admiré en la peregrinación la cantidad de jóvenes que había. Todos eran de entre 13 y 25 años. De madrugada, ya de 30”, señaló.

“No vi gente mayor, muy poca, al menos desde Ypacaraí hasta Caacupé. Pero no estuve en la homilía. Llegué a la serenata. Acompañé a Rodolfo porque es católico. Me encanta ir todos los años, estuvimos hasta las 3, 4 am y luego regresamos en vehículo. Nos esperaban en Caacupé para regresar por Cabañas. Llegamos a las 6 aproximadamente a casa”.

Marly, Rodolfo y un grupo de amigas.

“Yo no soy religiosa. Me gusta todo lo referente a Dios y lo espiritual respeto todo tipo de tradición cristiana. Lo importante es amar a Dios sobre todo y cultivar en nuestros jóvenes la espiritualidad. Que sigan la tradición y que sepan que sí existen  los milagros de fe, y el amor a Dios a Jesús y todo lo que conlleva  su historia. Prefiero eso a los vagos que están en otras cosas.

“En un momento hubo una información falsa en los medios, de que no habría fuegos artificiales. Pero finalmente hubo. Parecía que a la gente se le iluminaba el rostro por el festejo. Es como un mensaje de no perder nunca las esperanzas, sólo el que vive eso puede saber lo que es. No vi nada fuera de lugar. Peleas, ni robos. Todo muy lindo, la gente cantando en la explanada, venerando. Y obviamente alrededor puro comercio, el agosto de Caacupé. Linda tradición. Hay  que hacerlo de   corazón,  nada más”.

Comentarios



Más notas