Abel: “Nadia cortó conmigo, pero voy a luchar por volver con ella”

 

Nadia Portillo y Abel Alfonzo.

Nadia Portillo y Abel Alfonzo.

“Nadia cortó conmigo, pero voy a luchar por volver con ella. Me tiene que perdonar”, dijo Abel Alfonzo a Teleshow.com.py.

-¿Ella no sabía que hay una chica que está esperando un hijo tuyo?

-No sabía, pero yo le iba a contar. Mi primera intención era conquistarla y después contarle todo sobre mi vida. Yo no podía decirle de entrada: “Mi ex está esperando un hijo mío”. Quería ir paso a paso. Nadia está muy mal, ella tomó muy mal todo esto. Y le entiendo, pero estoy esperando que me dé la oportunidad de explicarle todo. Yo quiero que sepa que no le engañé, que simplemente estaba esperando el momento para hablarle de esto.

-¿Y qué nos podés decir del hijo que está en camino?

-Es una historia muy larga. Yo me quería casar con la que ahora es mi ex. Hice todo lo posible. Ella cortó dos veces conmigo, tuvimos tres etapas de relación. En ese tercer intento ella quedó embarazada, pero yo no le abandoné, yo no le dejé como se está diciendo ahora. Ella me echó, me dijo: “Andate”. No me quiso ver más, no quiso seguir más conmigo. Yo le regalé anillo y todo. Mi mamá y todo me dijo: “Hijo, date cuenta que no va a funcionar”. También, después de la segunda ruptura, ella intentó rehacer su vida con una nueva relación que no le funcionó. Eso también a los hombres nos cuesta mucho. Saber que ya estuvo con otro no es fácil. Reitero, yo no le abandoné, ella me echó, ella fue la que no quiso saber más nada de mí, ella fue la que no me atendió más ni el teléfono y cortó todo tipo de contacto conmigo.

-¿Y cómo queda tu hijo en camino en medio de esa pelea?

-Yo tengo dos hijos, uno de seis, otro de tres. El menor es de mi última ex, la que ahora está embarazada. Su último cumpleaños le festejé en casa. Mis hijos son sagrados para mí. Puedo pelearme con la mamá, podemos tener diferencias, pero mi hijo es mi hijo y yo siempre voy a estar ahí. Con mi hijo nos vemos. Con su mamá no tenemos contacto, pero como papá, hijo, tenemos encuentros. Esa relación no se puede cortar.

Comentarios

comentarios